Un romance histórico cargado de revancha.

Revancha de amor
(Dream lover)
Virginia Henley
Romance
413pp
 ¡Ah! Que nostalgia me ocasiona el hablar de esta novela.
La he leído incontables veces (en su portada se evidencia el paso de los años y la cantidad de veces que ha sido manoseada)
Mi historia con “Revancha de Amor” se remonta a poco más de 10 años atrás, cuando era una curiosa jovencita que acababa de descubrir las novelas románticas. Está puede considerarse oficialmente como la primera novela romántica que tuve en mis manos y que no era parte de una revista. Y la leí a escondidas dado que sabía que a mis cortos 12 años mi madre, quien era la propietaria, no me permitiría leerla.
Es gracioso, mi abuela había regalado ese ejemplar a mi madre, pero ella nunca lo había leído, solo estaba en el librero esperando a que yo diera con el. ¡Que buena suerte la mía al haberla encontrado! Quizás de no haber sido por ella no me hubiese enganchado de lleno a la lectura.

Mujer tenías que ser para buscar siempre un motivo para abreviar el placer de un hombre (Henley, 1997)

Esta novela nos introduce en un romance que se desarrolla, no solo en un tiempo de discrepancias entre las naciones de nuestros personajes principales, sino entre sus respectivas familias.
Las primeras paginas te hacen enamorarte de Sean O´Toole y su familia, mientras te hacen compadecer a Emerald Montague y a los suyos. Yo en lo personal no creo en el amor a primera vista, creo que se necesita algo más que una primera mirada para catalogar un sentimiento amor, por eso nunca he compartido el afán en las novelas románticas de enamorarse en tan solo unos segundos. Sí, hay atracción, y hasta puede llegar a haber una conexión diferente, pero no considero que deba ser llamado amor. Por esta razón lo que ella define como amor en su primer encuentro, y lo que todos a su alrededor parecieron asumir como tal con solo verla sonrojarse, yo le considero un encaprichamiento de una jovencita de 15 años que vivía reprimida por un padre tirano. Aunque puedo entender el que ellos le definieran diferente, después de todo nos encontramos ubicados en un tiempo en el que los matrimonios eran concertados por fines meramente prácticos y donde las partes involucradas por lo general no experimentaban ningún tipo de emociones el uno por el otro.
Estos detalles no los noté en mi primera lectura, quizás precisamente por la inocencia de la edad, sino en mis lecturas posteriores. 
La obra es buena, y quizás sea de las mejores opciones para aquellos que se inician en la lectura de novelas históricas, que algunas veces resultan pesadas. No te ves obligada a dejarla por la mitad, al menos yo no lo hecho en ninguna de las muchas ocasiones en que la he leído. Y a pesar de ser en su mayor parte un drama centrado en la venganza podremos encontrarnos con situaciones divertidas que evitan se vuelva demasiado tediosa.
En mis años de lectora novata nunca le encontré una pega, de hecho en esos primeros años, casi todo me parecía perfecto, pero tras haber tirado muchas paginas a la izquierda, tras haber refinado mis gustos, y tras haber madurado, no pude evitar notar aquellos pequeños detalles que quizás no la hagan la mejor opción para los lectores más críticos.

La historia se narra de una manera amigable con el lector, fácilmente entendible y que no resulta pesada. No da muchas vueltas para desenredar la trama, los problemas se resuelven en un tiempo prudente, por lo que no se vuelve interminable. Pero un detalle que en mi opinión no juega a su favor es que es predecible. No hay ningún cambio sorprendente a medida que avanza la lectura. Nada que pueda decir que no me lo esperaba, y no solo por el hecho de haberla leído muchas veces, realmente no hay secretos para mí como lectora, por lo tanto no hay nada que la autora pueda sacarse de bajo la manga para cambiar el curso de la historia que ya predije.

Al diablo contigo, Joseph. Si quieres oír la melodía, tendrás que pagarle al maldito gaitero (Henley, 1997)

Algo que me gusta mucho de está novela son los personajes. Unos se aseguraron de dar el toque de humorístico a la historia, como la atrevida Kate Keneddy y la alocada tía Tara. Sean y Emerald me permitieron vivir a través de ellos un interesante romance. Willian Montague y Jack Raynolds me irritaron hasta más no poder. Y casi todos me hicieron compadecerlos, el destino de Joseph O´Toole que pudo haberse evitado de haber escuchado las palabras de su hermano, el pobre Shamus O´Toole, que prácticamente perdió a toda su familia de un tirón y solo pudo hundirse en la autocompasión y el odio, el mismo Sean que tuvo que enfrentar cosas que no hizo nada para merecerse, la lamentable Emerald que tuvo la desdicha de sufrir solo por haber nacido en la familia en que lo hizo, y hasta William Montague que a la hora de perderlo todo no pudo hacer más que sacar a relucir su patético ser.

Haz siempre lo más conveniente y nunca te equivocarás demasiado (Henley, 1997)

Algo que no puedo dejar de mencionar es que en cierta forma la parte de la venganza de Sean que incluye a Emerald no tiene mucha lógica. Digamos que en parte pudo haber herido el orgullo de esos hombres su accionar, pero a la larga su venganza estuvo dirigida todo el tiempo a ella, pues viese como se viere, la única que realmente sufría con todo aquello era ella.
Y aunque al final ella intentó ser firme y voluntariosa, me pareció decepcionante que Emerald realmente nunca hizo gala de ese “fuego de rebelión” que en los primero capítulos se insinúo que poseía.
Francamente no creo que sea una mala novela, pero sí puedo señalar que tenía potencial para ser mejor.
3/5

3 Comentarios Agrega el tuyo

  1. bengoshi28 dice:

    Ahhhh revancha de amor…. ♡ q novela!!! :') estoy totalmente de acuerdo con tu analisis. Para ser una novela historica no es tan pesada como se vuelven algunas. Yo puedo contar con los dedos de las manos. Las históricas q me han gustado y esta entra ahi… y q época esa en q todas las historias eran buenas y románticas. No me imagino leyendo en ese tiempo con la mente q tengo ahora. Es cierto esa frase: muchas paginas a la izquierda han pasado desde entonces!! XD

    Me gusta

  2. Si, ya la forma en que vemos las cosas ha cambiado. jajajajaja ahora estoy que casi nada me complace del todo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s