HCS: "El largo funeral del Sr. White", Eugenio Prados

Hoy leí este libro, y aunque originalmente pensé en no hacerlo, al final he optado por escribir sobre el. Esto no es una reseña, es un análisis detallado que haré sobre el libro y lo que me dio a entender, por lo que habrá SPOILER.

Es el primer libro del que hablaré en es esta sección, pero en su descripción dejo claro que hablaré en detalle sobre el contenido de la historia.
Bien, el libro “El largo funeral del Sr. White” en una novela corta del autor Eugenio Prados.
Antes que nada debo decir que el largo funeral del Sr. White fue realmente muy corto. La novela solo tiene 53 páginas, pero a pesar de lo reducido de su tamaño resulta una lectura muy buena.
La historia empieza con el Sr. White en la noche de su cumpleaños 70. Este de pronto está convencido de que la hora de su muerte está a la vuelta de la esquina, pero no se siente en lo absoluto asustado, de hecho lo tiene todo preparado para su funeral. El ataúd, la música, la ropa con la que será enterrado… Solo le falta un pequeño detalle, pero que para él es de suma importancia, y es alguien que registre sus últimas palabras. Por esta razón se decide a contratar a alguien que lo acompañe en sus últimos momentos y sea el testigo de aquella ultimas y -en su opinión- grandes palabras que diría.
La novela tiene un toque algo jocoso. El señor Withe pone un anunció en el periódico que de alguna manera logra que todo los que lo leen entiendan que este se prepara para su inminente muerte y no tardan en responder al llamado. Por supuesto, no por deseos de ayudar al solitario viejo millonario, sino ante las expectativas de los beneficios que les corresponderían tras la muerte del mismo.
Y no puedo decir que me sorprendiera la reacción de la gente, después de todo está en la naturaleza humana el hacer las cosas por la remuneración que trae y no por verdadero amor a lo que se hace.
Lo que sí me sorprendió fue la actitud de White ante la reacción. Realmente no había esperado que el anciano fuese tan inocente como para no darse cuenta de que no era por ganas de ayudarle que había recibido tal respuesta a su anuncio, y que toda la gente que había acudido a su casa y que fingía preocupación por el, lo hacía por puro y simple interés económico,
Pero supongo que realmente un poco de inocencia ayuda a vivir mejor. Después de todo el tampoco fue consciente de las verdaderas intenciones de una de las candidatas a la que dio oportunidad, Eleine Hopper, quien trataba de envenenarlo.
Fue una suerte para el anciano que el karma hiciera de las suyas con los dos primeros candidatos, y se cobrará sus vidas (El primero, Paul S, murió atropellado por un tren mientras exponía su desagrado por el trabajo que desempeñaría, y la despiadada Elaine murió al tomar de la leche con la que trataba de envenenar al señor White). Estos desafortunados eventos (al menos para las partes afectadas) le permitieron dar la oportunidad al ultimo de los tres candidatos que seleccionó originalmente, Jonás Plim.
Jonás resultó ser justo lo que buscaba.
Lo que resulta interesante del libro es que a pesar del Sr. White estaba convencido de que moriría en cualquier momento, vivió otros 30 años. Y me alegra y apena a la vez.
Realmente vivió todos esos años sin vivir, esperando dar su ultimo respiro, y lo más triste es que tampoco había vivido nada antes de llegar a esa larga espera. No tenía hijos ni familia, tampoco amigos, Solo tuvo la oportunidad de ver lo que era una familia a través de Jonás, su esposa y sus hijos.
Me dio lastima que por un acontecimiento en su juventud, al ser rechazado por una mujer a la que quería, dejara de intentar vivir, que su temor a ser herido nuevamente fuese tan grande como para preferir no buscar nada en la vida que realmente le dejara algo.
A fin de cuentas, ni siquiera puedo tener el funeral que tanto había planeado, porque vivió lo suficiente como para que ninguna de esas personas que debieron estar en su funeral le sobrevivieran. Y al final, las palabras que tanto deseo quedaran para la posteridad, aquellas grandes palabras que se suponía inspirarían a muchos, no fueron mas que:

¡Valgame Dios! Se terminó el tabaco.

Pero en cierta manera me gustó que fuese así, Porque lo cierto es que no todos pueden decir grandes cosas en su lecho de muerte. La mayoría no podrá decir absolutamente nada, y otros simplemente dirán incoherencias. Entonces, creo que una de las cosas que la historia nos deja es: No esperes al final.
Es decir, si el en lugar de estar esperando al ultimo momento para salir con una frase inspiradora lo hubiese preparado con antelación y las hubiese repetido a todos los que pudiera antes de morir, creo que sí hubiese logrado su cometido. Y no estaría entre la lista de los que dijeron grandes cosas segundos antes de morir, pero estaría en la lista de los que dijeron grandes cosas durante su vida.
Los últimos años del Sr. White reflejan el cómo en ocasiones las personas se obsesionan tanto con una sola cosa que se olvidan de ver las infinitas posibilidades que le ofrece la vida,
Murió, sin decir grandes palabras, y aún de haberlas dicho, no hubo nadie en su funeral para que su fiel escucha Jonás las hubiese repetido.
Creo que el mensaje es simple, no esperes el ultimo momento, si realmente quieres hacer algo impactante o ser recordado, no necesariamente por todos, pero sí por unos cuantos, ¡vive! Vive lo mejor que puedas, dando todo de ti mientras aún tengas la fuerza sin pensar en cuando será el final y no buques una sola persona para que te escuche. Rodeate de muchos escuchas que puedan reproducir las grandes ocurrencias que dirás en la plenitud de tu vida.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s