Por fin he terminado este libro. Inicialmente pensaba hacer una reseña, pero me di cuenta que no podría contener los SPOILERs, así que me decidí por ponerlo en esta sección directamente.
Además, gran parte de los que se encuentren aquí probablemente ya habrán visto la película, por lo que no pueden preocuparle los SPOILERs. Aquellos que por otro lado no hayan visto la película y se planteen el leer el libro será mejor que no lean esto.
Sí lo que desean es saber que calificación le he dado, basta con que sepan que me costó terminarlo, prácticamente tuve que obligarme a hacerlo.
Ahora ya, deja de leer si no quieres que te cuente todo el libro, pues voy a desahogarme.

El libro, llamado “12 years a slave”, siendo el título en español “12 años de esclavitud”, consiste en las memorias de Solomon Northup, nuestro (hasta donde se sabe) narrador y escritor del mismo.

Antes que nada debo decir que no he visto la película (pero lo haré, definitivamente, necesito tener la oportunidad de disfrutar de esta historia de manera diferente) y que realmente me hacía mucha ilusión el leer el libro.
Me encantan la historias de la “vida real”, en especial cuando son de esas que se supone van a conmoverte hasta los huesos.
En sentido general la historia me parece interesante, en especial por tratar de una época en la historia que merece ser notada. Además de que el caso particular de Solomon es diferente a lo que era la regla general, habiendo nacido como un hombre libre y aún así habiendo terminado sirviendo como un esclavo por 12 años.
La razón por la que el libro se me hizo infinitamente tedioso es porque luego de las primeras paginas no sentía la necesidad en lo absoluto de leer más, de hecho, al llegar al 50% del mismo pude haber dejado de leer y prácticamente no me habría perdido de nada, más que una cantidad de detalles innecesarios.
El problema es que ya de por sí el titulo y la sinopsis te dicen que básicamente lo que acontece en el libro. Aún así, logra interesarnos el conocer cómo son esos años. Pero, y aquí viene lo que fue mi gran tortura, antes de llegar a la mitad del libro ya tenemos básicamente toda la información que queremos. Ya sabemos como se dieron las condiciones para ser secuestrado por los dos hombres que suspuestamente trabajaban para el circo; como fue vendido a Burch, un horrible negociante de esclavos, para pasar de un lado a otro hasta ser comprado por su primer amo oficial, el bondadoso William Ford, que luego se ve obligado a venderlo al ruin Tibeats, hasta que termina con Epps, quien es su amo por la mayor parte de su tiempo como esclavo; obtenemos una descripción de como son sus 10 años con Epps; y sabemos gracias a quién recupera su libertad. ¿Qué más nos queda por leer?
Me resultó desesperante que cada tanto me encontraba con información sobre cosas que aún no habían sucedido, añadía recuerdos de cosas que estaban por venir dentro de descripciones sobre situaciones aun alejadas en tiempo, por lo que cuando ya llegaba a ellas me resultaban repetitivas y cansonas.
Además debo añadir que había demasiadas descripciones innecesarias, es decir, sí, me interesa saber en qué estuvo trabajando, y hasta en cierto grado la dificultad de ese trabajo, pero realmente una descripción detallada del lugar, el proceso y cada nimio detalle sobre la producción de azúcar, es mucho más de lo que pedía. En cuanto a la cantidad de detalles me pareció un poco raro, que para ser sacado de la memoria, algunas cosas tan insignificantes estuvieran tan claras.
Otra cosa que me decepcionó fue que no me encontré sintiendo el aluvión de emociones que esperé me provocara la historia. Claro que me pareció atroz todo a lo que se veían sometidos los esclavos, y estoy de segura de que hay detalles mucho peores a los expuestos en el libro que fueron experimentados por aquellos que tuvieron la desdicha de haber nacido bajo la inhumana condición de la esclavitud, pero no puedo decir que haya realmente sentido el sufrimiento de Solomon Northup,
Lo cierto es que en cierta forma me pareció que faltaba emoción en las palabras y que a veces se desviaba innecesariamente en las vivencias de sus compañeros esclavos, que solo parecían ser importantes por unas cuantas páginas, y no se centraba en exponer a conciencia sus propias emociones y pensamientos. Aunque pienso que pudo ser su forma de protegerse a sí mismo mientras escribía, que quizás fue su manera de no dejarse engullir por los recuerdos, y que prefirió mantener una actitud un tanto distante en la narrativa para no revivir de manera tan clara los padecimientos de su época como esclavo.
De todas formas, hubiese preferido poder conocer a fondo al menos a uno de los personajes mencionados y poder haber llegado a simpatizar del todo con ellos. Aunque admito que Eliza y Patsey fueron las únicas cuyo sufrimiento quedó marcado un poco más en mi memoria, y es posible que se deba a que él hizo alusión a las dolencias sufridas por estas mujeres en más de una misera ocasión.
Una última cosa que quiero señalar, y a la que por más que le doy vuelta no encuentro respuesta, es a que no entiendo por qué razón si según su escrito el considera a William Ford una gran y considerado hombre, el mejor amo que cualquier esclavo pudo tener, y todas las otras alabanzas con las que se refirió a su persona, no se sinceró con él sobre su situación. Me queda la duda de sí, de haberlo hecho, su sufrimiento se hubiese visto considerablemente reducido.
Entiendo que tras lo acontecido con Burch quedó con el temor de lo que pudiera acarrearle el pregonar su libertad, pero creo que luego de haber trabajado con Ford por un tiempo, y de tenerlo en tan buena estima, puedo haberle dicho. Es decir, el hombre lo ayudó aún cuando se había escapado y había golpeado a su amo, lo que representaba una gran afrenta. Además, luego el se atrevió a pedirle ayuda para enviar la carta que había escrito a Armsby, el tipo que no estaba aseguro mereciera su confianza, y que de hecho no lo hacía. Sí él se atrevió a darle el beneficio de la duda a ese casi desconocido, ¿por qué no hacer lo mismo con su respertado William Ford? Es algo que francamente no entiendo, y que posiblemente nunca entenderé.
De cualquier forma me alegro de que haya aparecido en su camino Bass y de que él haya tenido la oportunidad de regresar con su familia. Y también de que haya podido compartir su historia, que aunque no me ha gustado la forma en que fue narrada, permitió que se conociera otros de los atroces lados de la esclavitud.
Quizás mi problema haya sido empezar a leer el libro con altas respectivas, y como si se tratara de una novela cuidadosamente planeada y no la recopilación de memorias del sufrido protagonista, También debo conceder que los tiempos han cambiado mucho desde que se escribió esta historia, así como la forma de escribir y quienes leemos la misma. Puede que para aquellos que vivieron esa época más de cerca, lo escrito en esas paginas trasmitiera mucho más que a mí, que solo sé de esa época por lo que hay escrito, y solo puedo imaginar lo que pudo haber sido. Lo único que sé es que aunque me interesa mucho la historia que cuenta, me resultó casi imposible terminar de leerlo, hasta el punto de verme tentada a romper mi regla de terminar todo libro que empiezo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s