HCS: "Thirteen reasons why", Jay Asher

Bien, como ya advertí antes, a hablar de este libro con spoiler.
Realmente necesito hablar de este libro, pero con detalles específicos, así que si no lo has leído y solo quieres una reseña puedes buscarla en el blog.
Thirteen reasons why de Jay Asher es un libro que empecé a leer con mucha ilusión, había escuchado buenas opiniones de él y me gustaba la idea del argumento.
Es un libro que leí rápidamente y que realmente creí me fascinaría.
Las primeras páginas lo hicieron, debo admitirlo, sabía que no podría parar hasta llegar al final, me moría por conocer el contenido de cada una de las cintas que envió Hanna, y saber quienes eran las trece personas y por qué ella los consideraba responsables de su muerte.
Primero, empezaré con un punto que quiero dejar claro: yo no creí en ningún instante que esas trece personas que aparecerían en la lista fueran responsables de la muerte de Hanna. Fue suicidio, no asesinato, por lo tanto, ya que fue ella la única en tomar la decisión de terminar con su vida, ella es la única “culpable”. Ahora, sí creí que cada una de esas personas había jugado un papel importante en las situaciones que las llevaron a tomar la decisión. Por lo tanto no me gustó mucho el que ella empezará las grabaciones estableciendo que si las habías recibido era porque eras una de las causas de que ella estuviese muerta (y esto me lleva a otro punto que detallaré más adelante).
Algo que me emocionó al leer el contenido de las primeras cintas es que ella estaba estableciendo lo del como detalles que parecían poco relevantes se convertían en importantes luego, y el como todo afecta todo. Esta premisa me encantó. El autor no estaba partiendo de una idea que todos asumen en relación al suicidio de que se debe a UNA RAZÓN, por lo general importante como un gran trauma o algo. Podíamos ver como se establecía la idea de que a veces es una cadena de situaciones lo que lleva a cometer suicidio.
Descubrir está linea en la trama me fascinó realmente. Para mí el suicidio no ocurre solo por una razón traumatica, aunque sean a estos casos a los que se preste más atención. A veces es por un conjunto de razones que a otros pueden parecer hasta tontas, y en ocasiones puedo no haber razón alguna.
Mucha gente asume que quienes se suicidan lo hacen porque tenían una razón por la que no querían vivir, y no, a veces simplemente es por no tener una razón para querer vivir. Y puede que ahora no noten la diferencia, o crean que estoy escribiendo tonterías, pero si lo analizan con calma es probable que comprendan.
Entonces, esto me lleva a donde la obra empezó a decepcionarme:
He leído ya un gran porcentaje del libro y creo que me estoy enfrentando a una chica que llegó a la conclusión de que su única salida era la muerte gracias a un sinnúmero de pequeñas razones, en su mayoría catalizadas por estas 13 personas, pero de pronto, hemos llegado a la cinta donde por fin el papel de Clay es expuesto…
Aquí en mi opinión Asher comete su primer gran error.
Ya la idea con la que aparecería Clay en la historia de Hanna yo la imaginaba, resultaba hasta predecible, sabía que sería el típico yo-también-te-quería-pero-nunca-dije-nada, así que no me sorprendió. Pero ¿entonces cuál es el problema? ¡Que toda la historia empezó a perder su sentido y su propósito!
Ella dice que él realmente no es culpable de nada y que no se corresponde con los otros 12 mencionados en las cintas, lo que contradice totalmente lo que dijo al inicio de que si has recibido esas cintas es porque ella te considera culpable.
Yo entiendo que no quisieran hacer quedar a nuestro personaje principal como el chico malo ni nada por el estilo, pero me parece que ella debió culparlo por haberla dejado sola, por no haber insistido (justo como él se culpó a sí mismo) o haber establecido desde un principio que uno de los mencionados estaba allí solo porque ella quería que escuchara la historia y no porque tuviese responsabilidad alguna en lo que a ella respectaba.
Lamentablemente, a partir de allí todo lo que sigue en las cintas es solo decepción para mí, las antes razones pequeñas empiezan a palidecer en comparación con las situaciones exageradamente problemáticas y rebuscadas que al autor le da por meter, y que o ni siquiera la tienen a ella como protagonista central de ellas, o ella misma las propició, conscientemente. Lo del accidente y su participación en este me parece rebuscado, pero hasta pasable puesto que ya se había hecho referencia al mismo antes (aunque quizás fue agregado después de haber escrito la ultima parte, ya que Clay no lo menciona cuando se habla de la casa inicialmente), pero lo de la violación de Jessica es simplemente ridículo e innecesario para la historia. Y para colmo de males, parece ser que nadie pretende hacer nada con respecto a Bryce.
Toda la idea de que las cosas pequeñas fueron las causantes de su decisión ahora están perdidas entre las grandes que acontecieron al final. Ya no se ve tan claro el mensaje de que los detalles que a veces consideramos nimios no necesariamente lo son para otros ya que no sabemos lo que acontece en sus vidas.
Tampoco me gustó el que la parte que involucraba a Mr. Porter hubiese sido grabada, la hizo quedar como una “Showman”. Era casi como si ella estuviese montando un circo para que los otros pudieran ser testigos y no buscando ayuda realmente. Y lo peor: hizo parecer que la única razón por la que se suicidó fue por lo que pasó con Bryce, lo que para mí fue el punto final a toda la grandiosidad de la primera parte.
Otra cosa que me dejó bastante sorprendida es el hecho de que sus padres no tuvieron ninguna participación en sus historias, ninguna importante quiero decir. Nada más que menciones, y esto hace el asunto hilarante, es decir, ella espera que Mr. Porter reciba las cintas porque lo considera responsable por no haberla ayudado, sin embargo, sus padres, que tuvieron mayor oportunidad que los otros de notar que algo andaba mal con su hija y por tanto tender su mano amiga, no figuran en su tan bien pensada lista.
Por supuesto en la historia hay muchos puntos rescatables, pero es una pena que no pudiese mantenerse en la linea original hasta el final.

Señalaré que (como ya mencioné en la reseña) el final me gustó, me encantó la ultima acción de Clay, y aunque ya había intuido que algo así pasaría tras la conversación en el autobús, el hecho de que él fuera tras Skye me hizo sentir muy bien, porque, sí, muchos jóvenes con ideación suicida no buscan ser salvados, no quieren ser salvados, (en mi opinión Hanna es un ejemplo), pero a veces una simple conversación o el tener a alguien que los acepte puede hacer que ellos empiecen a creer que hay razones para seguir viviendo.

Un comentario Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s