¿Cómo se gana un libro el ser odiado?

¡Hola a todos!
Otra vez tuve una ausencia algo prolongada. Estos últimos meses definitivamente no han sido buenos conmigo, pero les ahorraré los detalles tristes y me iré directamente al tema del que hoy quiero hablarles.
Pocas cosas hay tan difíciles como decidirnos por nuestra próxima lectura, y esta es una elección a la que nos tenemos que enfrentar una y otra vez con poco tiempo entre una y otra.
Pero una vez tomada la decisión no hay nada como la emoción que sentimos ante la perspectiva de descubrir una nueva y fantástica historia.
Ahora, después de haber tomado muchas cosas en cuenta a la hora de elegir, no hay nada más decepcionante como el encontrarnos con una historia que no consigue engancharnos.
Yo soy de las personas que debe terminar todo libro que empieza, por lo que estas situaciones se hacen aún más terribles, ya que tendré que obligarme a seguir leyendo hasta el final.
Así que he decidido compartir con ustedes las cosas que me hacen desear romper mi regla de no dejar libros inconclusos.
1. El narrador: Sabemos que existen diferentes maneras de narrar una historia, y depende mucho de la habilidad del autor para manejar este importante recurso el que un libro nos enganche o no. En otro post hablaré más en detalle de lo que me gusta y lo que no en los diferentes tipos de narrador, por lo que no abundaré mucho aquí. Solo diré que, sin lugar a dudas, una de las cosas que me hace querer hacer un libro a un lado y no volver a mirarle nunca más es una forma de narración imposible de seguir.
2. El protagonista: Aunque una obra cuente con más de un personaje principal por lo general hay uno al que se le da más protagonismo y que cuenta con un mayor numero de apariciones o situaciones importantes a lo largo de la historia. Si no logro comprender a este personaje o simplemente no me resulta convincente es casi imposible que la historia me guste.
3. Los personajes: Una de las cosas que siempre resalto de los libros que leo es la estructura de los personajes. No quiero decir que todos los personajes deban ser complicados para que me guste, pero deben tener algún tipo de estructura. Debo sentir que si un personaje es simple es porque el autor quiso que lo fuera y no porque no se tomó la molestia de darle una personalidad.
4. La coherencia: Hay historias que carecen de total sentido desde que empiezan, las ideas no se conectan, el autor parece escribir sin siquiera tener en cuenta lo que ha puesto en su última oración. Detesto cuando se establece una cosa al inicio y luego al avanzar nos encontramos con que el autor contradice esto totalmente.
Cosas como  me gané la loto sin haberla jugado o que si ya me estableciste que un personaje es tan pobre que no tiene para comer, no es lógico que use Gucci y conduzca un Ferrari (a no ser que esto sea un punto de importancia en la trama, como por ejemplo la causa de que no tenga para comer). O que de pronto en una historia sin ningún toque paranormal o fantasioso me digas que un personaje de pronto leyó la mente de otro.
5. Las conversaciones: Los libros sin conversaciones me resultan tediosos, pero los libros con conversaciones estúpidas se me hacen casi imposibles. Me gustan las conversaciones graciosas e inteligentes, en especial si se vuelven quotables.
6. El romance: Amor a primera vista… ni siquiera creo que deba abundar mucho más. La idea de que dos personas que no se conocen en lo absoluto se profesen amor eterno se me antoja simplemente ridícula. Es decir, si estoy leyendo una novela rosa pues logro que no me afecta tanto, a fin de cuentas estás son historias sencillas y cortas que buscan precisamente el vender el romance de cuentos de hadas. Pero cuando me encuentro ante otro tipo de lectura, es especial fuera de una época en que los matrimonios arreglados eran la regla por lo que fácilmente se confundía la atracción con amor, esa forma de desarrollar una relación me resulta molesta.
¿Y ustedes que dicen? ¿Qué les dificulta el terminar un libro o los obliga a dejarlo definitivamente?

4 Comentarios Agrega el tuyo

  1. ¡Me encantó tu opinión!

    Me gusta

  2. Hola!
    Me alegra que te haya gustado 😉

    Me gusta

  3. Elena dice:

    Hola, yo también soy de las que pocas veces deja un libro sin terminar, y es que nunca sabes cuándo te pueden sorprender. A mí lo que me hace dejarlo definitivamente es que no enganche, sumado a los personajes mal construidos, tramas cliché o situaciones realmente inverosímiles. Cuando paso las páginas y me doy cuenta de que nada me despierta interés o que me cuesta mucho seguir leyendo es cuando definitivamente lo dejo y busco algo mejor. ¡Saludos!

    Le gusta a 1 persona

    1. Justo por la idea de que el libro me puede sorprenderme es que no los dejo. Además siento que no puedo juzgarlo justamente si no lo termino. No hay nada más tedioso que leer un libro que no te engancha. Los personajes son también para mí un punto clave para que me guste una historia. Gracias por pasarte. ¡Que tengas un gran día!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s